EVIDENTEMENTE puedes venir con quien creas oportuno. Sólo hay una condición. Que venir acompañada te haga sentir más tranquila a la hora de posar, y no al revés! Siempre y cuando tu acompañante no te haga estar más pendiente de otras cosas que de las fotos, por mí no hay ningún problema.

¿Una amiga? Es una buena opción, seguramente te hará sentir segura y no te importará que te vea desnuda. A veces hasta se apuntan a las fotos también.

¿Tu madre? Depende de cómo sea y la confianza que tengáis. También he tenido madres que se han animado y han terminado apuntándose a la sesión.

¿Tu novio? Puede ser divertido siempre y cuando no le dé por marcar territorio. Eso de luchar por ser el macho alfa cansa mucho. Y hay muchos jóvenes machos que se ven amenazados cuando su hembra mira a otro. Aunque ese otro lleve una cámara de fotos.

¿Tu padre? Bueno… Hay situaciones de la vida de su niñita que un padre no querrá ver. Pon que terminas a cuatro patas, con el culo en pompa y la cabeza metida en una lavadora. No conozco a tu padre, pero igual es demasiado para él 🙂