No. Retoco a medida que tengo tiempo y como creo conveniente. Algunas fotos son rápidas de editar, mientras que otras necesitan un tiempo de, digamos, reposo.

Los fotógrafos normalmente retocamos por orden de prioridad. Lo normal es dar prioridad a los encargos. O sea, las sesiones de las que sacamos dinero para pagar el alquiler del piso, la luz, comida… Ya sabes, esas cosas. Luego vienen las sesiones de colaboración. Algunos retocan en orden cronológico, otros según le caiga mejor o peor la modelo, algunos según las fotos le parezcan mejores o peores, otros según dónde se vayan a mostrar las mismas… Cada uno tiene su forma de ordenar esta cola de fotos pendientes.

Conozco un fotógrafo (no diré su nombre, pero seguro que lee esto) que tiene un método. No importa cómo ordena inicialmente las sesiones para retocarlas. Pero cada vez que una modelo pregunta por sus fotos de forma injustificada, pierde un puesto en la cola. De forma que una modelo puede estar preguntando pensando que, si presiona al fotógrafo, éste no se olvida. Pero en realidad consigue lo contrario. Mi amigo dice que así retoca antes las fotos de las modelos que más respetan su tiempo y más se lo merecen. La verdad, no lo veo un mal método. Seguro que Earl Hickey lo vería bien.