Las modelos NO retocan fotos, los fotógrafos NO maquillan a las modelos, las maquilladoras NO son las que posan. Cada uno que haga lo que mejor sepa hacer.

Me diréis que hay maquilladoras que posan mejor que cualquier modelo, fotógrafos que hacen virguerías con los pinceles y modelos que saben más de fotografía que el fotógrafo con el que trabajan. Pues muy bien, es verdad. La gente tiene muy poco criterio a la hora de buscar colaboradores. Optar por trabajar con cualquiera y tener mal gusto son dos derechos fundamentales que tendrían que estar recogidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Que una modelo reciba fotos de cualquier fotógrafo y, creyendo que quedarán “bonitas”, las pase por un filtro cutre de cualquier programa de edición para aficionados, es una falta grave de respeto hacia el fotógrafo.