Más de cuatro horas de sesión dan para mucho. No solamente para hacer las fotos que tienes en mente, sino para ir improvisando en los pequeños descansos. De la sesión del otro día todavía no me he puesto a editar las fotos que serán el resultado oficial. Este tipo de historias necesitan un tiempo para poder ordenarlas bien. Ya he hecho la selección y, viendo que me gustan unas 150 fotos, las dividiré en tres series distintas. La primera será la de la historia de la fiesta, la segunda con los retratos de grupo, y la tercera será con las últimas fotos que hicimos a oscuras con el flash.

Aún así, llevo ya más de 100 fotos editadas, de situaciones que iban pasando de forma paralela. Son las que estoy colgando estos días. Unas cuantas más…